martes, 30 de junio de 2009

Opiniones


Me divido, me orillo, observo y vuelvo a interactuar. Me despeino, pierdo el aliento y pido esquina de nuevo.
Analizo mis opciones, escucho las voces que desde lejos me hablan, tomo aire y le entro de lleno a la batalla. Termino igual, solo que mas desconcertada. Es como entrar de golpe en una manada de leones hambrientos que discuten por territorio... la multitud con su garganta hinchada de furor y éxtasis no para de gritar. "¿Quieres un poco de agua?¿aire? " opinan "lo que tienes que hacer es blah blah blah blah y luego blah blah blah" "No, mira, le tienes que entrar por este lado, y si fuera tu lo haría desde este otro" "tú síguele" "no te dejes vencer" "aguanta que ya lo estás cansando"

Y ante su mirada atónita, paro en seco, me doy media vuelta, cruzo las cuerdas, bajo del ring, les muestro el dedo medio y me dirijo a la salida.
Entonces respondo: " ¿Y si ya nos dejamos de pendejadas, cierras el hocico y mejor me sirves un trago?"

2 comentarios:

Marcelo Dance dijo...

Cuando se creía que lo mejor para una pareja era la absoluta compatibilidad (como si fueran extrañas almas gemelas), los especialistas llegaron a la conclusión que en la mayoría de los casos, esa compatibilidad, no era más que neurosis compartida.
Por lo tanto no está mal un poco de "Fricción" en la pareja (cada tanto). Es mas estimulante que estar viviendo al lado de una momia obediente.
Besos!

Mo Ka Hammeken dijo...

Supongo puede aplicarse a todo, jajaja

¡Un beso Marcelo!