martes, 21 de julio de 2009

Conocidos

¡Válgame! Estaba viendo fotos de conocidos y estando de comentona criticona digo:

-X, no inventes, pobresito, pero si esta bien feito, y todavía le hace su luchita en las poces... aunque lo haga como perrito parado-

A lo que Argo, desviando su mirada de sus chorrosientas mil mesas de poker simultáneas, me contesta:
- ¡Ja! yo en serio conozco gente fea, muy muy MUY fea, a mí él (el de la foto criticada) se me hace un individuo normal. He conocido viejas espantapájaros de lo peor, aunque uno ande urgido, sale corriendo.

Entonces me quedo pensando, no pues si...

- Tienes razón, lo que sí, que no es mi tipo, pero gente fea la hay... por ejemplo tenia un cuate que tenía un idem de terror cósmico. Era como si estuvieras platicando con mi amigo con ganas de ligartelo (por que no está nada feo, pero nada excepcional) pero sin mucha decisión . Entonces llega el indivio, y ¡PUTA MADRE! saltas a sus brazos con inmediatez y lo ves como galán de lujo... es como su "very own personal movile scary movie".

A el pobre le decían el "Piraña". Tenía un cuerpote como de saco de papas de la Merced al mayoreo, y una cabecita, literalmente de forma de piraña... y la colita, era su colita (de cabello)...

La verdad nunca supe que tan buena onda era.

3 comentarios:

Marcelo Dance dijo...

La fealdad al igual que la belleza son conceptos muy subjetivos. Creo que siempre vemos a alguien feo o lindo, cuando lo comparamos con otra persona. Y nuestra percepción de la belleza o fealdad rara vez es compartida.
Me reí mucho con lo de "Saco de papas de la Merced al mayoreo" me sonó a "Tamal mal amarrado" Ja! Ja! Ja!

cHocHoS dijo...

Yo también tengo un conocido con el cuerpo así y la cabeza así, nomás que a ese le decían "Bolillo"... neta si parecía bolillo...

Mo Ka Hammeken dijo...

Marcelo:
Ok, no todo en la vida es la belleza, lo acepto, yo misma he tenido mis resbalones. Pero en serio el Piraña... pobresito.

¡Saludos Marce!


Chochos: ¡el bolillo! jajajajajajaja. No inventes ya me lo imaginé y no paro de reirme.

Saludos