viernes, 4 de septiembre de 2009

-Se los paso al costo

Y si pueden rólenlo. No se vale que la gente tenga que estar aguantando este tipo de situaciones.

Nidero de ratas caray.

"De coches y policías corruptos Hace unos dias regresaba del DF junto con mi familia, con destino a nuestra casa en el Estado de Mexico, eran más de las 22; de pronto, al llegar a la frontera con el Estado de México, un agente de la ASE (Agencia de Seguridad Estatal) del Estado de Mexico, que estaba en un reten, nos marco el alto. Una revision de rutina, pense, y sin más me detuve. El oficial me pidio licencia y tarjeta de circulacion -todo en orden- no hay problema. Después la verificacion ambiental, -todo en orden- no hay problema.

Reviso mi vehículo por todas partes, algo debia estar mal, pensó seguramente. Pocos segundos despues, al no encontrar más, me pidió la poliza de seguro de mi auto.

¡Aja! No tiene cobertura amplia! Va a tener que pagar una infraccion de 30 dias de salario minimo por no tener seguro de cobertura amplia.

¿Qué? eso no es infraccion, conteste. Pues lo va a tener que arreglar en las oficinas, me dijo. Pues levante la infraccion entonces, conteste, ya que de ninguna manera pensaba prestarme a corrupción. Con todos mis documentos en su poder se reunio con sus compañeros (habia 3 patrullas). Unos minutos despues regresó y como yo no hice el intento de sobornarlo, me indicó que siguiera a su compañero, el llevaba mis documentos.

Seguí a la patrulla camioneta de la ASE. Mientras lo hacia comentaba con mi familia que llegando a sus oficinas se aclararia que no habia ninguna infraccion y que nos dejarian ir, no estaba dispuesto de ninguna manera a dar “mordida”.

Pasabamos frente a una unidad de casas Geo, y de pronto la patrulla dio vuelta en una calle, la segui. Poco mas adelante la patrulla se empezo a meter a lo que parecia un terreno baldio, entonces nos empezamos a asustar, no habia ninguna oficina por ahi, mas bien parecia despoblado... Le pedi a mi familia que se tranquilizara, que ibamos con la policia y que seguramente no habria problema, pero en mi interior no estaba nada seguro. Poco despues empezamos a ver autos chocados y amontonados, la patrulla seguia adelante... Entramos a lo que parecia un deposito de chatarra, con la oscuridad parecia una boca de lobo, otro mundo; la patrulla se estacionó junto a una edificacion medio abandonada, pero para entonces varios sujetos nos rodearon y me hacian señales con lamparas para que siguiera adelante, baje un poco la ventanilla y me indicaron que debia estacionarme más adelante, que despues veria al policia. Asustado y enojado los segui, el patrullero tenia todos mis datos, estaba en sus manos.

“Ya me jodieron” pense. Si mas remedio los seguimos, cada vez mas adentro del chatarral. Ya para entonces sólo pensaba como salir de ahi, como librar a mi familia... Finalmente nos detuvimos en una zona medio iluminada, en medio de autos apilados. Se veia un cerro cercano, pero quien sabe donde estabamos. Habia otras personas en sus vehículos que aparentemente estaban en nuestra misma situacion, mas tarde supimos que efectivamente, tambien estaban ahi por supuestas infracciones de tránsito y del mismo modo los habian llevado.

Uno de los sujetos de las lamparas se acerco y nos pidio que bajaramos del vehículo ya que iban a sacar un inventario. ¿Un Inventario?... ¿Para que?, pregunte. “Pues para que cuando venga a recoger su carro mañana compruebe que esta como lo dejó” ¿Qué? No vamos a dejar aqui el auto!. Pues yo creo que si, me dijo el sujeto, este es un corralón y como no está el delegado, pues tiene que dejarlo.

Usted regresa manana a pagar su multa despues de las 10:00 para que se lo pueda llevar... En ese momento ya se me habia quitado el miedo, estaba furioso...

Mi familia me tranquilizó, me hizo ver que ya no era cuestion de la supuesta infraccion, nos estaban asaltando y que si no cooperaba nos podria resultar peor. Me tuve que calmar, que equivocado estaba en no querer dar mordida de ninguna manera.

Entonces comence a preguntarle al sujeto qué era lo que habia que hacer para poder llevarme mi carro esa misma noche, para no exponer mas a la familia. “Pues tiene que arreglarse con el encargado, ahorita viene”.

Después de un buen rato aparecio “el encargado” y nos informo que la multa era de $4,500 pesos, por el arrastre, por la permanencia en el corralón y por la infraccion... Dentro de mi gritaba ¿Cual arrastre? ¿Qué permanencia? ¿Qué infracción? Pero me calle la boca, no se les fueran a ocurrir más cargos!

No tengo esa cantidad ¿Pues cuanto trae?... Rapidamente revisamos y juntamos casi 2 mil pesos. Pues orale, para que ya se vayan.

Muchas gracias, que amable de su parte.

Le dimos el dinero. Esperen aqui, ahora les traigo su contraseña para que los dejen salir y ya no los detengan en lo que llegan a su casa.

Esos minutos se nos hicieron eternos.

Finalmente regreso el sujeto de la linterna y nos dio un papelito con unos numeros y letras (que obviamente no voy a escribir porque con toda seguridad los tienen relacionados con mis datos y quien sabe por cuanto tiempo) y se ofreció a sacarnos del laberinto. Ya en la salida, se despidió “Que tengan buena noche, que descansen” qué amable.

Gracias a Dios, salimos ilesos, todavia asustados, con la rabia contenida, pero ilesos.

Ya no vi si la patrulla estaba ahí o no. El número de la patrulla, que inocentemente había anotado pensando en quejarme en cuanto llegase a las oficinas, lo deseche tan pronto llegue a mi casa, me quedó claro que estamos a merced de una banda de delincuentes a los que les pagamos un sueldo por robarnos.

Esa noche habia muchas patrullas de la ASE en las calles y muchas de ellas estaban deteniendo automoviles, seguramente para lo mismo. En ese momento me quedó la idea de que no fue un hecho aislado lo que nos paso, era notoria la coordinacion – organizacion entre todos los patrulleros y los encargados del corralón.

Desde ese dia, cada vez que veo una patrulla, de cualquier corporacion, pero especialmente de la ASE, de inmediato los identifico como delincuencia organizada.

Cuidado y se lleguen a enterar los delincuentes de la ASE que estoy publicando esta denuncia, que más que esperanza de obtener justicia y de que alguien haga algo seres de otro planeta o seres espirituales o autoridades de otro país de perdida) lo hago como una forma de sacar el veneno que me corroe, es un desahogo y un aviso a los habitantes del Estado de Mexico y de este hermoso país, a pesar de los delincuentes uniformados y políticos ladrones que nos dominan.

Esto ocurrio en el Oriente del Estado de México."

4 comentarios:

Javier dijo...

qué tal susto, eh!

cuidado con ellos y con la corrupción!

Bocho dijo...

Curiosa coincidencia. El sábado me detuvieron unos de Naucalpan porque no traía calcomanía (hace 4 años que no la lleva el coche y nunca se habían dado cuenta en el DF). Los sobornamos pues era corralón e íbamos con mi abuelo de 84 años. Son un asco los policías del establo de México.

Saludos Monica

Marcelo Dance dijo...

Cuando insisto en lo parecido que es México a la Argentina, me refiero precisamente a ésta clase de cosas.
Aunque acá no sean tan "pesados" y la gente por lo general colabore con rapidez (para apurar el trámite, viste?)

MoKa Mola dijo...

Si, así es, lo malo es que luego quieren que uno suelte la cartera como si esta tuviera diarrea.

Terribles y hijos de puta. Como si fueran los únicos que dicen necesitar.

Saludos!